Taller de Encarny

Taller de Encarny
Un nuevo camino

Bienvenidos

Corte y Confección,

Corte y Confección,
Un mundo de creación

domingo, 14 de noviembre de 2010

La vida continúa...no para todos igual.


Sigo alzando la persiana de mi establecimiento haciendo el ejercicio diario de mantener el ánimo alto, sigo abriendo la tienda y eso con los tiempos que corren ya es mucho aferrándome a una agridulce esperanza; agria porque he visto como los demás comercios han ido cerrando sus puertas y dolorosamente dulce porque mi competencia, las demás tiendas del ramo han desaparecido.
Dentro de la tristeza me da ánimos cuando la caja no cubre gastos mientras me digo, mañana recuperaremos, vendrán tiempos mejores.
Tengo que creerlo, soy una persona de fe y aunque mi tienda no venda productos de primera necesidad sí vende belleza, la posibilidad de un ambiente grato que nos relaje tras la dureza de un día de trabajo. El detalle y el placer de un regalo. Pequeños momentos hermosos que evaden de la fealdad de los tiempos que estamos viviendo.
Me siento confortada cuando encuentro gente que me acompaña en mi entusiasmo y tienen como yo fe y esperanza en el futuro.
Hace poco entró en mi tienda una señora que va a abrir un comercio, cuando ves cerrar tantos, sólo eso ya es motivo de felicidad. Me pidió una figura de San Judas, patrón de los imposibles para que presidiera su tienda. Me preguntó que si tenía que hacer algo especial para que fuera más efectivo y francamente sólo se me ocurrió que lo llevase a bendecir y lo colocase en el sitio de honor de su comercio. Espero que le vaya bien, lo deseo de todo corazón. Otra señora me ha encargado otro para su hijo en prisión, espero que como a la otra el santo sea generoso y conceda sus deseos. La desesperación debe ser mucha porque las imágenes del patrón de los imposibles se me han agotado varias veces.
La vida sigue pasando ante mi mostrador y como siempre es tomar el pulso a la cotidianidad a pie de calle. Alegrías cuando alguien me cuenta que su hijo o marido ha encontrado trabajo. Comparto con ella esos momentos de esperanzador futuro.
Me sumo a la pena cuando lo que me dicen es lo contrario y hay momentos de inesperada tristeza cuando como hace poco alguien me llega con la muerte sorpresiva e inesperada.
Una cliente, encantadora señora con la que compartí charlas y ventas no volverá a atravesar el umbral de mi tienda. Echaré de menos su simpatía y su rostro afable.
Es lo que tiene estar tan cerca de la gente. No cambiaría nada. Adoro lo que hago y no puedo pensar en hacer otra cosa.
He volcado mi entusiasmo en mi actividad de la que estoy tan orgullosa.
Ya he preparado la campaña de Navidad, quiero que sea especial y reconozco que he montado mi escaparate con más pasión que en la inauguración. Ahora más que nunca, cuando se necesita tanto la fe y la mirada al Cielo, estas fechas son importantes.
Estoy haciendo las fotos para mostrar lo lindo que ha quedado. Las mostraré más adelante.

Un pensamiento a quien no atravesará más la puerta de mi tienda, para que entre por las puertas del Cielo y tenga paz eterna. Que Dios la bendiga por los breves momentos compartidos.

2 comentarios:

asaysa dijo...

Un trabajo como el tuyo tan cerca del trato con la gente es el mejor barómetro para saber el estado de ánimo con los tiempos que corren pero es un placer leer con la sensibilidad con que lo escribes. Se percibe que adoras lo que haces. Tienes razón, los productos bellos aportan paz y alimentan el espíritu tan necesario y con estos tiempos más aún. Es una entrada muy bella.
Te deseo la mayor de las suertes y me encatará ver tu bonito escaparate. Esperaré las fotos.
Un abrazo.

Juana Infante dijo...

Que emotivo y que hermoso. Que difíciles tiempos estos. Sigue con el buen ánimo y la esperanza y mucha suerte. Espero y deseo que este año acíago que termina sea el final de los malos tiempos para todos.

Related Posts with Thumbnails